Compartir

¿Qué son los lubricantes Food Grade?

 

Te presentamos las tres cosas que sí o sí tienes que saber sobre este tipo de lubricantes.

 

Las industrias procesadoras de alimentos o de materiales auxiliares que estarán en contacto con alimentos representan un gran desafío. Es por eso que Finilager trae a Bolivia la línea de lubricantes Food Grade de Repsol.

 

Estos lubricantes, además de ser inofensivas para la salud, proporcionan máxima protección a las maquinarias que forman parte de la cadena productiva. Entre las soluciones que Repsol tiene a disposición se encuentran aceites para sistemas hidráulicos, engranajes, cadenas y guías, además de grasas para aplicaciones alimentarias.

 

Más allá de saber las diferentes aplicaciones de los lubricantes Food Grade, es importante conocer algunos tips sobre ellos. Y aquí te los presentamos:

 

  • El procesado de alimentos a gran escala requiere de bombas, mezcladores, tanques, cadenas, cintas transportadoras y otros equipos que demandan las mismas exigencias de lubricación que los equipos convencionales. Este es el motivo por el que surgen los lubricantes Food Grade.

 

  • El lubricante tiene que ser capaz de proteger contra el desgaste, la corrosión y la formación de depósitos en el interior del equipo de la misma manera que lo hacen los aceites convencionales, respetando las restricciones de utilización de sustancias en la formulación para conseguir un lubricante apto para contacto accidental con alimentos.

 

  • Los lubricantes usados en la industria alimentaria tienen que cumplir requisitos, protocolos y certificados adicionales a los lubricantes convencionales. La National Sanitation Foundation (NSF) es el organismo estadounidense más conocido a nivel mundial encargado de evaluar y de registrar la composición química de cada lubricante diseñado para este propósito.

 
 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *